domingo, 18 de marzo de 2012

EL CRUCE: VOLVIO LA ZONA ROJA

No es la primera vez que este semanario se ocupa del tema, pues en numerosas ediciones a lo largo de los años LA COLMENA se refirió al tema, que es una habitual preocupación de los vecinos de la zona de El Cruce, y es la existencia de una «zona roja» trasladable según las circunstancias, o la miopía, o no, policial, para que allí se ejerza la profesión mas antigua del mundo: la prostitución. Esa actividad que, desde hace tiempo, ahora desarrollan personas travestidas, en su mayoría homosexuales, ante la vista de vecinos, algunos menores de edad, es motivo de permanentes quejas en las barriadas donde aparecen «las mariposas de la noche».


Anteriormente, la prostitución la ejercían los travestis y prostitutas sobre el Camino Gral. Belgrano, en Arenales y la curva, sobre la calle Escalada entre Finochietto y Las Américas lindante a un paredón, entre otros lugares. Ahora, esta actividad se ejerce en el barrio San Emilio, a pocas cuadras del Cruce Varela, aunque también en sectores de la ruta 36 pero en jurisdicción de Berazategui y a la vista de vecinos automovilistas.

Prueba de ello es que, recientemente, un travesti fue arrollado por el conductor de un automóvil, que alegó no haberlo visto en su desplazamiento.

Quizás porque haya estado obnubilado por el consumo de sustancias tóxicas, «fumado» o mareado, el travesti no reparó en el auto, un Renault 9 blanco que circulaba de oeste a este y fue atropellado en Humaitá casi el Camino General Belgrano, y quedó enganchado bajo el rodado, en posición fetal. Las piernas y el torso estaban orientadas en diferentes direcciones. Tras ello, fue derivado por una ambulancia del SUME al Hospital Mi Pueblo.

Muy cerca de allí, otro travesti ejercía su actividad con todo descaro y sin vergüenza, pese a estar presente la policía en el lugar. Esa persona fue quien reconoció a la víctima.

En esa barriada, los vecinos insistieron en sus protestas por esta «zona roja» que se ha instalado en el lugar y dijeron que «esto ocurre desde hace años, con travestis que hacen lo que quieren, ofreciendo sus servicios en horas de la noche y ejerciendo la prostitución en el interior de los coches y hasta en la calle haciendo sexo bucal».

Otro frentista manifestó que «en ocasiones optan por quedarse desnudos frente a algún auto que pasa cerca de ellos, aunque vayamos en el coche con nuestros hijos. Ellos ven luz y de inmediato se levantan la ropa, quedando desnudos. Siempre andan en grupos».

Una mujer puntualizó que «desde que estos maricas andan por el barrio ejerciendo la prostitución, se acabó la tranquilidad, molestan siempre y encima se han incrementado mucho los robos en las casas», no entendiendo «por qué la policía no los saca y los erradica de este sector».

Es sugestivo que estas «mariposas de la noche» trabajen con total tranquilidad, sin que la policía las moleste en su «labor», cuando es evidente que se violan normativas sobre la moral pública y la profilaxis. Dicha pasividad policial da mucho que pensar…
 
Semanario La Colmena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada